El Himno del Albacete Balompié

Son muchas las estrategias utilizadas por los equipos de fútbol para consolidar la pasión y lealtad de su fanaticada. Aunque es indudable que los locales siempre sentirán una inclinación natural por tener como su favorito al equipo más cercano, hay ciertos símbolos que profundizan esa condición. Uno de ellos es el himno del equipo.

Al momento del nacimiento del Albacete Balompié durante la década de los 40, se compuso un himno que acompañaría cada uno de sus encuentros. Luego de 40 años de historia, en los cuales tanto la sede como el mismo equipo sufrieron modificaciones fundamentales, se compuso un nuevo himno que narraba la historia de su crecimiento y entusiasmaba a su fanaticada para acompañarlos durante toda la temporada.

En el mismo se describe el cambio de sedes que tuvo desde su inicio, y además hace mención a otro de sus importantes símbolos, como lo es la bandera. Por supuesto, importante mencionar el nombre de la ciudad que los alberga, así como mencionar el orgullo y admiración que la fanaticada siente por toda la alineación de los jugadores. Todo esto, en el primer verso del himno cuando señala que al inicio los encuentros se hacían en el Paseo de la Cuba y que luego hacían sus juegos en el Estadio del Parque. Hace también mención al color que caracteriza al equipo, que es el blanco.

Posteriormente, y en la parte del Coro, que resulta ser la más contagiosa de la canción, la fanaticada aupa a sus jugadores para que concreten goles a petición de la afición al decir “¡A por el gol!”

Casimiro Ortega fue el compositor de la letra y durante la grabación podríamos decir que también participó la fanaticada, ya que el sonido de ambiente utilizado fue tomado de los gritos de la afición durante un juego real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *